Cómo superar sus miedos

cómo superar el miedo

La información proporcionada en este artículo no puede utilizarse para hacer un diagnóstico, prescribir un tratamiento y no sustituye la visita a un psicoterapeuta. Acuda a un especialista.

Es casi imposible conocer a una persona que no tenga miedo a nada en absoluto. Cada uno de nosotros tiene sus propios miedos: algunos «sobresalen» por fuera, otros están escondidos en lo más profundo de nuestro ser. Pero a veces llega un momento en que el miedo empieza a afectar a la calidad de vida. La forma de arreglar la situación es luchar contra el miedo. ¿Pero cómo?

Los participantes del proyecto «De Borrón y Cuenta Nueva» también tienen que luchar contra sus miedos.

¿Miedo o fobia?

La humanidad tiene muchas fobias, y algunas pueden parecer completamente absurdas. Hay gente que tiene miedo a las alturas, al agua, a subir en ascensor o al metro, a las habitaciones cerradas o a los espacios abiertos. Hay quien tiene miedo a los botones, al queso, a diversos animales, a los insectos, incluso a los más inofensivos.

Si tienes una fobia, acercarte a su objeto provoca un ataque de pánico: taquicardia, sudor frío, a veces llanto, vómitos, pérdida de conocimiento. Si nota estos síntomas, no se automedique: acuda a un especialista.

A veces se intenta «curar» la fobia, obligando a la persona a entrar en contacto con su objeto. Por ejemplo, si tiene miedo pánico a los perros, se le obligará a acariciar a un perro. Pero este método no siempre funciona y, por el contrario, puede empeorar el estado del paciente. El experto tratará primero de averiguar la causa de la fobia, que puede estar relacionada con un episodio del pasado lejano, y luego sugerirá un método para deshacerse de ella.

Si experimenta un miedo común y pensar en su objeto no le causa pánico, sólo evita algunas situaciones, puede intentar superar ese miedo usted mismo. He aquí algunos consejos sobre este tema.

Dibuja tu miedo y ponle nombre

Normalmente, la gente puede visualizar su miedo visualmente: en forma de algún monstruo, una mancha oscura o incluso una persona desagradable. Cuando nuestro cerebro sabe que algo tiene un contorno real, una imagen real, resulta un poco más fácil. Porque el miedo se magnifica ante lo desconocido.

Identifica en qué parte de tu cuerpo se esconde tu miedo

Solemos asociar el miedo con la zona de la cabeza, el corazón y el estómago. Concéntrate en la zona donde crees que se esconde el miedo. Ahora haga una exhalación aguda, imaginando que está expulsando el miedo de su escondite. Cuanto más real sea la sensación, más eficaz será el resultado.

Imagínate a ti mismo como el objeto de tu miedo

Por ejemplo, si tienes miedo a las arañas, imagínate como una araña. Si teme a los gamberros callejeros, imagínese como uno de ellos. Según los psicólogos, a menudo tememos lo que está dentro de nosotros, no lo que está fuera.

Imagínate como otra persona que no tiene miedo

Coge algún superhéroe, por ejemplo de películas o cómics, e imagina que eres él o ella. ¿Qué harías si fueras ese superhombre o superheroína? ¿Rechazarías una aventura emocionante? Intenta jugar a este juego al menos durante un rato.

Enfréntate a tu miedo

Castaneda habla de esto, por ejemplo. Ve y oblígate por una vez en tu vida a hacer algo que te da miedo.

Digamos que tienes miedo al paracaidismo. Haz al menos un salto con un instructor experimentado. Después, o te encantará y querrás continuar, o te darás cuenta de que no necesitas hacerlo.

Simula una situación de estrés grave

Por ejemplo, prueba a pasar mucho tiempo en una habitación oscura donde no penetren sonidos extraños, bajo el agua o en la vecindad de animales peligrosos. Después de eso, los pequeños miedos parecerán nada.

Imagina lo peor que podría pasarte

Supongamos que dudas en llamar a un hombre que te gusta porque temes que te rechace. Imagina que le llamas y te dice algo desagradable. ¿Cómo te sentirías?

Ahora imagina un escenario positivo. Le has llamado y él se ha puesto muy contento y se ha ofrecido inmediatamente a quedar contigo. Ya has vivido en tu imaginación una situación desagradable, ¿por qué no pensar en una agradable? Así, si decides llamar, el rechazo no te disgustará tanto y una respuesta amistosa te hará feliz.

Encuentra personas que teman lo mismo que tú

Si en realidad no hay personas así en tu entorno, es probable que encuentres «compañeros de fatigas» a través de la Red. Prueba a hablar de tus miedos con ellos y verás cómo te sientes mejor.

Sustituya el miedo por amor

Los expertos en colodinámica, una de las ramas de la psicoterapia, dicen que el miedo ocupa en nosotros el lugar que debería ocupar el amor.

Intenta enamorarte. El objeto no es tan difícil de encontrar: puede ser otra persona, un niño, una mascota. Una vez que te llenes de amor, sentirás menos miedo.

No hay que enfrentarse a todos los miedos

El miedo es uno de los instintos humanos básicos. Nos ayuda a sobrevivir y a evitar situaciones potencialmente peligrosas. Por lo tanto, si realmente te quiere atacar un oso, o una serpiente, o un sujeto agresivo, la línea óptima de comportamiento es huir, y no mostrar milagros de valentía.